¿Es el fin del frío polar en los supermercados?

Como se informó en la web hermana Coolproducts.fr, Francia ha anunciado un acuerdo voluntario para reducir el uso de electricidad en los supermercados. El sector está conforme con poner puertas para cerrar los frigoríficos en sus tiendas. Esto parece una pequeña medida, pero estos frigoríficos en realidad representan de media alrededor de la mitad del consumo eléctrico en un supermercado de tamaño medio.

Esto es un paso importante porque ciertos sectores de la venta al por menor, argumentaron en el pasado que esto hace que los productos sean menos accesibles y reducir la venta de productos refrigerados.

Sin embargo, existen estudios que ya han demostrado que poner puertas a los frigoríficos puede tener ventajas, incluyendo:

De acuerdo con estos estudios el comportamiento de los consumidores no se ve afectado por las puertas.

Europa va a la zaga

Antes de emocionarnos con este acuerdo voluntario, necesitamos ver si va a ser respetado y aplicado conforme a lo acordado. Nuestra experiencia nos muestra que los acuerdos voluntarios no son siempre efectivos y no se garantiza su cumplimiento, sobre todo comparados con la legislación.

Por lo tanto, mientras tanto, puede ser interesante observar qué ocurre en el resto de la Unión Europea. Este año, la Unión Europea quizá debata una medida dentro de la Directiva de Ecodiseño relacionada con la refrigeración comercial. Se puede consultar más información en Coolproducts site for experts. El potencial de esta medida para reducir el consumo de electricidad es muy alto.