Sólo deberían premiarse los ahorros energéticos reales

La Comisión Europea está debatiendo sobre cómo hacer que Europa sea más eficiente mediante la Directiva de Eficiencia Energética.  Si se le sacara todo su potencial, esta Directiva podría asegurar un ahorro masivo de energía y de emisiones de CO2 y de paso permitirnos ahorros en nuestras facturas de electricidad.

Esta propuesta dispone de tres puntos importantes para ayudarnos a conseguir una “Europa eficiente”:

 

1. Las autoridades locales deben renovar regularmente sus edificios para asegurar que tienen la mayor eficiencia energética posible. También deben adquirir los productos y servicios más eficientes.

2. El segundo punto sería mejorar la gestión de la demanda de los productos que consumen energía, porque estaremos afrontando límites en la demanda. Si la demanda no se controla habría enormes consecuencias para el clima.

3. Por último, las compañías suministradoras eléctricas deben participar y ahorrar energía mediante un ahorro anual continuo de la energía equivalente al 1,5% de sus ventas.

Sin embargo, hay un gran fallo. Para medir la cantidad de energía ahorrada utilizando estas tres medidas, la Comisión establecerá un valor estándar a cada uno de ellos.

El problema es que las compañías energéticas pueden contar tecnologías disponibles, que pronto serán igualmente obligatorias por ley para alcanzar esos objetivos de ahorro. Por ejemplo, cambiar las viejas bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo puede tenerse en cuenta para alcanzar el objetivo de ahorro del 1,5%, a pesar de que la prohibición inminente de las bombillas incandescentes haría que esto ocurriera de todas formas.

Esto también sitúa al plan de etiquetado energético bajo la luz ya que parece que solo alcanzando los requisitos mínimos legales algunos productos, como las lavadoras y frigoríficos, ya estarán en el nivel A+ en el futuro próximo. Esto significa que muchos productos serán premiados por un mínimo esfuerzo- suponiendo casi más un incentivo para que los fabricantes aumenten sus stocks.

Nosotros creemos que las obligaciones de ahorro energético deberían ser una buena manera de movernos hacia un nuevo modelo de servicios energéticos donde la misión principal fuera hacer llegar a los ciudadanos el mejor servicio en vez de venderles la mayor cantidad de energía posible. La mejor manera de lograr esto es premiando a aquellos que se establecen fuertes objetivos de ahorro a largo plazo y asegurando que las nuevas medidas que adopten van más allá de la práctica común.

 

CalderasCalderas – Sorprendentemente, el 25% de todas las emisiones de CO2 corresponde a las existencias de nuestros equipos de calefacción... MÁS información

 

ordenadoresOrdenadores, monitores y equipo para la formación de imágenes – Los ordenadores, los monitores y el equipo para la formación de imágenes son los pilares de las tecnologías de la información y... MÁS información

 

TVLa televisión contribuye significativamente al uso de electricidad de los hogares europeos (al menos en un 10%). MÁS información.

¿Cómo puedo comprar estos productos ecológicos?

Haga clic aquí para la página web con los diez mejores »