Los dirigentes europeos, demasiado tímidos en eficiencia energética

La Cumbre Europea de Energía del 4 Febrero entre jefes de gobierno tal como llegó se fue. Como comentamos en nuestra anterior entrada del blog, la UE se está quedando atrás en alcanzar su objetivo de aumentar la eficiencia energética un 20% para 2020. El bloque está en camino de conseguir un ahorro energético de solamente un 10% - sólo la mitad de lo que se esperaba. Los dirigentes habían acordado debatir sobre este tema y cómo mejorarlo.

Ellos sí que reconocieron este lapso de eficiencia energética y la importancia de la eficiencia energética en general, lo cual es estupendo. En concreto, reconocieron que la eficiencia energética en el sector del transporte, en la producción y procesos económicos, y en el sector de la construcción es un factor importante para estimular la competitividad, el trabajo, y la seguridad energética y a la vez tratar el cambio climático.

Sin embargo, a pesar de este reconocimiento, los países miembros de la UE no llegaron todavía a un acuerdo acerca de que necesitamos pasar de un objetivo indicativo a obligatorio, como sostienen muchos. Entre ellos, las fuertes voces de los Miembros del Parlamento Europeo y la Coalición para Ahorros Energéticos que representa a 22 organizaciones empresariales, profesionales y de la sociedad civil. Delante de la cumbre 36 compañías importantes de electrodomésticos – entre ellas Miele, Electrolux, Liebherr  Whirpool – enviaron una carta al Consejo Europeo pidiendo acciones fuertes/atrevidas/audaces/inmediatas.

Es una pena que los dirigentes europeos no hayan escuchado. Un objetivo vinculante – combinado con un conjunto coherente de políticas y medidas – es el único camino para asegurar que el potencial del objetivo se lleve a término. Retrasando la acción firme, los líderes europeos han perdido la oportunidad de abordar de forma creíble el cambio climático, y estimular así el crecimiento verde y la seguridad energética.