¿Es la auto regulación de la industria un enfoque útil o una distracción?

La campaña de Coolproducts apoya la idea de que se exijan los mayores requisitos ecológicos posibles en los productos mediante una legislación de obligado cumplimiento. Está demostrado que es indispensable utilizar reglamentos si se desea alcanzar resultados que vayan más allá de la forma habitual de hacer las cosas para garantizar la transparencia del proceso de toma de decisiones y también su cumplimiento en los productos...

Sin embargo, otra opción está emergiendo dentro del proceso de política europea de Ecodiseño. Bajo la Directiva de Ecodiseño de Productos Consumidores de Energía, la Comisión Europea tiene el derecho de promover y apoyar acuerdos voluntarios de la industria, también llamados iniciativas auto-reguladas (SRIs), como una alternativa a la legislación de obligado cumplimiento, si se cumplen ciertos criterios. Las cuatro primeras categorías de productos que la Comisión está considerando cubrir de esta manera son equipos para la formación de imágenes (impresoras y fotocopiadoras), sintonizadores de TDT, equipos médicos para la formación de imágenes y herramientas de máquinas industriales.

En una carta enviada en febrero a Philip Lowe, Director General de la Comisión Europea para la Energía, la campaña Coolproducts expresó su inquietud por el proceso sobre considerar, finalmente reconocer y tratar esas iniciativas voluntarias como una creíble sustitución de la legislación de obligado cumplimiento. Los pasos políticos y la interpretación de las garantías en la Directiva permanecen confusos para las ONGs ambientales.

Tenemos argumentos para ser precavidos: ejemplos de acuerdos voluntarios en el pasado (por ejemplo sobre televisores o contaminación por coches) han probado ser terriblemente inefectivos. En particular, hay garantías actualmente en aplicación para diseñar medidas obligatorias de Ecodiseño (como la existencia de un detallado estudio preparatorio y un a evaluación de impacto ambiental). Estas no deberían abandonarse en favor de un análisis de datos más ligero pero argumentadamente más vago, y de compromisos acordados por la industria unilateralmente, que pueden no ser tan fiables y ejecutables como la legislación.

Los participantes de la campaña Coolproducts están apelando a la Comisión a ser más clara y exigente en esas garantías, y a mantener su liderazgo para evitar dar vía libre a algunos sectores industriales. Esto es esencial para no poner en peligro los objetivos y el nivel de ambición de la política de Ecodiseño.

Mientras tanto, en parte para responder a los argumentos de nuestra carta y nuestras peticiones desde los Estados Miembros, la Comisión Europea ha presentado un breve documento “guía” que fue brevemente tratado en una reunión a finales de Marzo. Seguimos considerando que este documento no clarifica muchos puntos planteados y no provee de suficiente información para convencernos de la credibilidad de un enfoque auto-regulado y voluntario bajo la directiva de Ecodiseño. En concreto, el documento no responde a una cuestión fundamental: ¿cómo se demostrará que un SRI puede cumplir los mismos objetivos que una medida obligatoria?

CalderasCalderas – Sorprendentemente, el 25% de todas las emisiones de CO2 corresponde a las existencias de nuestros equipos de calefacción... MÁS información

 

ordenadoresOrdenadores, monitores y equipo para la formación de imágenes – Los ordenadores, los monitores y el equipo para la formación de imágenes son los pilares de las tecnologías de la información y... MÁS información

 

TVLa televisión contribuye significativamente al uso de electricidad de los hogares europeos (al menos en un 10%). MÁS información.

¿Cómo puedo comprar estos productos ecológicos?

Haga clic aquí para la página web con los diez mejores »