Qué no te engañen: olvídate de las bombillas halógenas y pásate a las LED

Los fabricantes de bombillas tienen grandes intereses en mantener las bombillas halógenas en el mercado a pesar del desperdicio energético que suponen frente al LED, usando en muchas ocasiones un etiquetado que confunde a los consumidores

Los argumentos que los fabricantes han estado usando para mantener las bombillas halógenas en el mercado europeo y frenar el avance de la iluminación LED son infundados como demuestra un reciente informe publicado conjuntamente por los gobiernos Belga y danés, junto con CLASP (Collaborative Labeling and Appliance Standard Program) y ECEEE (European Council for an Energy Efficient Economy) . Este informe muestra como la tecnología LED está madura y a precios competitivos. Una muestra de ello es que la Capilla Sixtina o el estadio de fútbol del Bayern de Munich han renovado su iluminación usando bombillas LED o que el Premio Nobel de física ha recaído en los inventores de la tecnología LED.

 

 

A pesar de las evidencias los fabricantes de bombillas halógenas están usando diferentes vías para alargar la vida de esta tecnología y mantener su nicho de mercado, que les está reportando importantes beneficios. Por un lado, han ejercido un poderoso lobby en Europa consiguiendo que la comisión europea haya propuesto aplazar dos años, hasta después de 2016 la prohibición de vender bombillas halógenas que debía entrar en vigor en 2015. La votación de esta propuesta de aplazamiento será a principios del año que viene.

Por otro lado, los fabricantes están usando en el embalaje de las bombillas halógenas términos como “Eco” or “Eco-classic” que pueden confundir a los consumidores pensando que las bombillas halógenas les ayudan a ahorrar energía cuando en realidad tienen clases C o D según el etiquetado energético (Directiva Europea de Ecodiseño y etiquetado energético) Mientras que en los embalajes de las bombillas LED de clase A no siempre se usan estos término, siendo mucho más ecológicas, desde el punto de vista del consumo de energía, que las que las halógenas.

No te dejes engañar por las palabras de la caja, mira siempre el etiquetado energético de las bombillas y elige LED. Aunque el precio de las LEDs es mayor, 10-12 € frente a los 3-4 € de las bombillas halógenas, en 10 meses habrás recuperado tu dinero gracias al ahorro de electricidad ya que consumen un 80 o 90 % menos y duran 20 veces más que una halógena de corta duración. Además, es una tecnología madura con excelentes resultados en cuanto a la calidad de iluminación y calidez.

Si, a pesar de las evidencias, la Comisión Europea aprueba el aplazamiento de la prohibición y los consumidores pueden seguir comprando en el mercado bombillas halógenas durante dos años más, el despilfarro energético será de 37,54 teravatioshora, se emitirán 13,1 megatoneladas de CO2 y el coste estimado será de 8,6 billones de euros según el estudio mencionado de CLASP y ECEEE. Tú puedes evitarlo; olvídate de los halógenos y pásate al LED. Tu bolsillo y el medio ambiente te lo agradecerán.

CalderasCalderas – Sorprendentemente, el 25% de todas las emisiones de CO2 corresponde a las existencias de nuestros equipos de calefacción... MÁS información

 

ordenadoresOrdenadores, monitores y equipo para la formación de imágenes – Los ordenadores, los monitores y el equipo para la formación de imágenes son los pilares de las tecnologías de la información y... MÁS información

 

TVLa televisión contribuye significativamente al uso de electricidad de los hogares europeos (al menos en un 10%). MÁS información.

¿Cómo puedo comprar estos productos ecológicos?

Haga clic aquí para la página web con los diez mejores »